miércoles, 27 de agosto de 2014

Aunque somos de agua 
y aunque hubiéramos respirado 
por primera vez en el mismo segundo
ya éramos dos gotas distintas. 

Yo no quiero un espejo para 
ver todo el tiempo 
lo que ya sé: mi imagen que
sólo se mueve, si yo lo hago. 

Yo quiero tu agua
ver en ella lo que no sé,
y verme ahì 
cuando te mueves
y, cuando no.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario