jueves, 7 de septiembre de 2017

No se trata de esa soledad,
esa que agota hasta
las reservas ocultas
en el interior de un sueño.
Es la otra,
la corpulenta
la del estrangulamiento tenaz
esa que asfixia
y no deja morir.

IRMA PEREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un caracol me trajo tu voz sin acercármelo al oído, quiso ser el laberinto por donde alguna vez perdí tus coordenadas y sentí  miedo de mi ...