lunes, 13 de noviembre de 2017

Todavía tengo esa imagen
como pie gigante
sobre mi afortunada humanidad:
La calle
la pura calle
toda la calle
pared y techo
cobija y cama
agua de charco
pan de cemento
finca sin campo
una mujer anciana
medio sonriente
o, medio demente
arropándose a medio día
con su edredón de plástico
su cama de ladrillos
bajo un cielo azul, azul
abierto;
sin preguntas, ella
sin respuestas.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nadie puede decir que cuando pasa el viento no pasa nada sin embargo, en su "dar por hecho" todos lo dicen como si "de...