lunes, 7 de septiembre de 2015

Estoy al otro lado del acantilado,
no tan lejos como para no verte;
a su borde le huye tu pie derecho
pero tu izquierdo se revela suicida.
Le miras de reojo, 
de frente nunca, como ahora,
te preguntas por la vida
por la muerte,
te quieres mover

correr en reversa,
pero la serpiente se ha enroscado
y es ahora, un rastrero con raíces,
le arrancas frustrado plumas a las aves
mientras ellas 

sòlo pasan de largo sobre tu cabeza,
ninguna finge.

Estás como la trémula hoja del árbol de otoño,
como la gota que se precipita sobre 

la vertical de un espejo,
como la jugada desahuciada de un juego de "Jenga",
como la oxidada armadura del miedo,
todo a punto de una caída inminente y sin presagio
en los brazos firmes de un horizonte posible.


IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario