miércoles, 20 de enero de 2016

Poeta, tu destino es una vena
que se escurre silenciosa
al piso, al papel, a la pared, al ojo;
tiene un rostro todos los días
y un robusto mensaje 
que solo se le adelgaza escribiendo.
No es fácil abstenerse
de la seducción de las palabras,
se puede caer en todo
pero a veces,
se quiere caer en todo,
pues, como en un arrebato sentimental,
el beso no es beso
sin la apasionada revolución de la lengua y su salivar obstinado,
queriendo humedecer
el sublevado vacío de otra boca.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario