jueves, 3 de noviembre de 2016

Es imposible ocultar las heridas,
ni el maquillaje ni el olvido pueden
pues la pus que no se limpia
infecta la sonrisa al punto de la mueca
y los ojos terminan mirando
desde la sofocación
definitiva de su brillo.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario