jueves, 3 de noviembre de 2016

Le digo que no me hable
que se vaya con su guacal sin abrirlo
y lo lance al mar cuando
esté mas encrespado,
le digo que se aleje
que tiene mal aliento y corta la leche
que si quiere
que se caliente hasta hervir
que para eso
no hay olla que no le escupa,
le digo que está soñando
que no seré su pareja de baile
ni lima para sus cerillas;
le digo y, mientras tanto
la rabia
me da la espalda y, ¡le veo!
su fracaso
es una empinadìsima joroba que se tapa
con un traje
de insignificante palidez.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario