jueves, 3 de noviembre de 2016

Poema, TARDE

TARDE

Ella morirá de todos modos,
ni el tamaño del zapato
ni la belleza del espejo
ni el dorado de la alfombra
ni lo blanco de su lino
ni su credo
ni su ideal
ni su bordado
nada de eso decidirá
su estación, ni su estadía.

Ella es alma en
cuerpo en tránsito
como el más longevo
de los seres vivos,
se mueve y suena
como ahora
como cascabel enamorado
como bosque que parece quieto
pero pestañea y cruje,
busca su savia
relincha su furia
atiza su canto
acuna su luna
persigue su risa
escribe su llanto
ama su aliento
espera su tiempo.

Pero ella
ella morirá de todos modos
una noche
una tarde
una mañana
un quién sabe cuándo caerán
de rodillas sus trofeos
y la continuidad
de su misión prestada
entregará su puesto
sin llevarse siquiera
una caja con tres cosas,
hasta sus flores
llenarán otros jarrones
y su más preciado poema
desaparecerá de
los labios de su amado.

No habrá entonces diferencia
para sus ojos ausentes
ni para su corazón "Brand new"
sin respuesta ni indicios de
un abrazo.
No habrá tiempo.
Tampoco habrá
mejilla tibia
ni húmedo cielo
para el tardío
beso.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario