miércoles, 5 de abril de 2017

Las lágrimas desembocan en el mar;
el hombre que diga que no llora
es de los mortales el mas triste de todos
pobre contenedor de silencio y desconsuelo
tortuga sin cabeza que
ni repta
ni vuela
ni trepa
frustrado niño que no juega
frustrado hombre que no sueña
el infinito océano es su espejo
reflejo de su propia pena
que no se conduele ni cesa.
El hombre que diga que no llora
tiene amarrada a su cuello
la piedra del orgullo
y su vida, lanzada al vacío como
lágrima por su mejilla
cae
cae
cae...
IRMA PEREZ, La Pillis . 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario