jueves, 6 de julio de 2017

LA VENTANITA


Sabía que mi corazón enloquecería
¡no tenía salida!
¡no había luz!
latía su agonía entre tinieblas de miedo
temblaba en su lucha
lloraba el aborto de sus sueños
pero, llegó el cansancio y el silencio
y esa visita le trajo respuestas en calma
una ventanita se abrió de repente
esa que no se ve cuando la sangre
se congela o se alborota
y, sin preguntarle al tiempo
ni a nada
soltó a volar
todo lo que tenía alas.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario