domingo, 28 de julio de 2019


Hay desplazamientos
que no tienen retorno,
pero también hay
inevitables rotundos regresos
la casa es el lugar donde amanece
aunque en la noche,
la resistente nostalgia
nos tiente a correr
los mapas en reversa
lo real es la raíz,
la diferencia es la raíz,
la distancia es la raíz,
lo nuestro, es decir
lo tuyo y lo mío, es la raíz
la raíz, que es,
ni más ni menos,
la voluntad alcanzándose;
no se mueren los pies
que cambian de suelo,
se muere la raíz
que no camina,
que no se estira,
que queda atrapada
-con todo y su mirada-
en las ruinas de una casa
cuyo sol siempre sale
por detrás de sus ojos.

IRMA PÉREZ

David Garrett - Nocturne - Chopin




Subirle el volumen a la vida,
¡todo el volumen al vivirla!
verla como los pintores,
sentirla como los poetas,
saborearla como los niños,
olfatearla como los perros,
escucharla como los músicos
¡participar del concierto!
sentirse "tocado" tantas veces
como la cuerda de un violinista
a punto de romperse
¡a punto!

IRMA PÉREZ

En Dansant Sur la Terrasse




No me detenga el viento
ni el pié descalzo
ni mi propia estima

¡no me caeré!

aunque yo sea el pájaro
que más
se parece al hombre.

IRMA PEREZ
No te deseo cosas sin fortuna,
tampoco
ningún tipo de hambre,
de desasosiego
pero, eso sí,
sólo una cosa quiero:
que te hagan la pregunta
y tú,
hables de mí con nostalgia.

IRMA PÉREZ

VECINA DEL CONDOR


Lejos de mí la fatalidad,
cerca, en cambio,
del destino asumido,
de lo que soy, de lo que he sido:
un ser sazonado y "maduro"
que se ha lanzado a la tierra
con sus propios pies de árbol,
un ser ya florecido,
abierto, revelado;
en apogeo la mística y la lírica,
testigo y escribana
de lo trascendental y lo mundano,
en la máxima altitud mi elevamiento
¡vecina del cóndor!
soy la nostalgia de un vientre
otrora ocupado y productivo,
aposento de vida y de más vida
soy la certeza de una especie
dueña de sus propias espinas
y de la prosperidad de su floresta
soy flor y fruto, sin arrepentimientos,
paisaje temporal,
breve suspiro,
gota al sol, de la tiranía del tiempo.

IRMA PÈREZ
De dónde voy a sacar un poema
que te hable de mi amor
sin romperme el pecho
quién pudiera escribir 
sobre lo eterno, si antes,
no te ve más allá de mis ojos,
en el después de la vida
no, en ningún lugar,
nadie
te entregará -latiendo- ese poema
y sin embargo,
aquí te dejo, amor mío,
un corazón abierto con mi nombre.

IRMA PÉREZ