jueves, 24 de abril de 2014

Las personas contenemos luz en nuestro interior, la misma que nos contiene externamente. Las discusiones reiterativas entre las personas, vienen de la oscuridad que genera uno en el otro, o ambos, entre sí. Sería contradictorio entonces, una necedad, un rollo patológico, aceptar ese sometimiento a tinieblas y titubeos, adaptarse a esa oscuridad aunque el ojo pueda, pues finalmente, lo que no puede negar que siempre lo esta viendo todo desde adentro y claramente, es el corazón. 

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario