jueves, 20 de febrero de 2014

A UN PUEBLO VECINO DE MI PUEBLO

A UN PUEBLO VECINO DE MI PUEBLO

Te dices pueblo, como mi pueblo
y como el mio
estás lleno de heridas y huesos rotos
vacia la panza, tus monedas en bolsillos de otro
tus hijos al otro lado de la mentira
ahora están en manos de la muerte de la indiferencia
cosa buena, cuando el abuso les va pisando su futuro.
Hoy parece que no hay palabras
a todas ellas las ha crucificado
la baba acida del falso gobernante
parece que el lenguaje provoca nauseas
y que el discurso va untado de mierda
frente a una multitud que recobra su olfato.
Hoy, un puntito de la tierra se consume en llamas de odio
ese pueblo, vecino de mi pueblo
que desde aqui miramos con el pellejo erizado
como conmocionados testigos de un pais
hoy espejo aterrador del mundo.
Nadie habla ahora
cerradas estan las manos porque las retinas se abrieron
el resentimiento aprovecha y llena sus pulmones de aire
mientras sus entrañas arden y escupen sobre sus banderas.
Tu, pueblo como mi pueblo
disculpa que me he armado de un poema en medio de tu ira
pero la poesía siempre sugiere en medio del dolor y la denuncia
despierta como amanece el sol cada dia
despacito, sin competencias y en silencio
levantate sobre los hombros de tus lideres, no al contrario
la pesadilla, al final
es su repetitiva, retorcida y rebuscada retórica.
Así que, increiblemente
la incredulidad es bienvenida ahora
aunque, y a pesar de todo
creer, es un verbo por el qué luchar
para salvarnos todos.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario