domingo, 14 de mayo de 2017

En la prisa por
el espanto del tiempo perdido
la muerte afila su sonrisa
sin ser vista
nadie la ve porque todos corren
no corren de ella
corren de ellos
van mutilando los brazos del día
y la noche se acuesta en el piso
con hambre
hacen ruido
filas
reglas
el espacio es el oro
por el que se tumban las cabezas;
la masa está cruda
y el horno
ya perdió su fuerza.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario