lunes, 2 de enero de 2017

Casi siempre
termino siendo
la ola que se encrespa y se suelta
rugiendo su peso en caída y, su locura
lanzándo espuma 
sobre la muda arena que
no me mira.
Casi siempre
me devuelvo a la boca del mar
de donde viene con ímpetu
el nunca digerible contenido
el siempre hambriento deseo
sin apiadarse de la poca sal que no alcanza
a endulzar mis sueños.
Siempre
en cambio
temo no ser azul
o casi azul
o mar.

IRMA PÉREZ, La Pilis

No hay comentarios:

Publicar un comentario