lunes, 19 de mayo de 2014

HUELLAS

Lo se. 
Cada uno de mis actos 
es decir, de mis pasos
han sido imborrables huellas únicas
en la arena del tiempo.
Acuso que todos los firmé
sin discriminación, sin trampa y sin malicia
aunque no siempre con la misma firmeza
hay evidencias de negligencia, duda y temor
que hicieron ampollas y luego heridas
y no fue fácil perdonar ni perdonarme.
Ahora lo se.
La vida es una playa imprevisible
de incontables huellas
en dónde acosa el viento al polvillo de arena
y se mete en los ojos y no deja ver
y entre todos los pliegues y no deja caminar.
Urge saber
que hay que entregarse a la certeza
al absoluto acuerdo
de que sólo la bondad del agua compasiva
puede ir lavando mis pies
y también los del otro.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014



No hay comentarios:

Publicar un comentario