lunes, 19 de mayo de 2014

Provocar tristeza en el otro, no necesariamente deriva de la maldad. Pero no hay bondad tampoco, cuando eso lo sabes y no haces nada para evitarlo. 

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario