lunes, 19 de mayo de 2014

Poema UN CALIDO QUEMADO VIVO

UN "CALIDO", QUEMADO VIVO

No me detiene ya nada
no me ilusiono tampoco
un poema mas para la red
..dirán…
una noticia mas, ¡arde!
alcanza a chamuscar
i-n-c-i-n-e-r-a
(saber qué es esto… )
un bocado carbonizado
que no pasa por la garganta
lava que expulsa la inmunda boca
vómito de acido y cólera de bilis
gasolina –diablo-cerillo-diablo
¡dolor!
¡todo el dolor!
Calidoso…
(un apodo no se improvisa
un apodo se gana)
un hombre de la calle menos
un ser humano asesinado mas
i-n-c-i-n-e-r-a-d-o
alguien celebra
no es mi hijo que me cuenta
en silencio lo que siente
y solo dice bajito
“este mundo está loco”
yo siento vergüenza
no puedo contradecirlo
tiene razón
tiene rabia
yo la tengo
¡Poesía, denuncia!
¡no dejes la hoja en blanco!
¡escríbelo!
Mi hijo, calla, callamos
imaginamos nuestra ciudad
y tantos otros “Calidosos”
alojados de por vida
bajo puentes oscuros y oscuras leyes
Imaginamos…
sólo imaginamos ese dolor
esa desgracia local… universal
humanos entre inhumanos
ese dolor… ese morir… ese dolor
y desde ahí una sola súplica
un único desahuciado aliento
para implorar una sola cosa importante
que no es su vida
(no se le ocurra pensar en venganza)
la de sus seres queridos
sus incondicionales, sus mascotas…
Asi que
a un hombre al que se le llamó Calidoso
obviamente por “cálido”
y que no fue peor que yo o que usted
no se merece la continuidad de ningún infierno
ni en su tumba, ni en su nombre.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario