lunes, 19 de mayo de 2014

Se prendé el fogón
se pone la olla
se echa la leche
se pone a hervir
se espera y, mientras
sin perderla de vista 
se hace todo lo demás...
A este ritual se le llama "día"
al final
lo importante es calentarlo
observarlo para que no se desborde
y beberlo... poco a poco beberlo
con todo y su espuma.

La vida es una olla con leche al fuego. Para beberla en su forma óptima, hay que "estarla mirando".




No hay comentarios:

Publicar un comentario