miércoles, 20 de enero de 2016

Así fue,
tú en tu acera
yo en la mía,
las orejas en alto, receptoras
la cola izando una sonrisa
el olfato orientado
las patas aguantando la carrera
y aquel aroma de tu raza
tan parecido al mío
hoy vínculo que enlaza
nuestros cuellos relajados
que terminaron abocados
el uno hacia el otro
como mascotas libres
y bien amadas
alrededor de un mismo plato
de salchichas.
IRMA PÉREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario