miércoles, 20 de enero de 2016

Últimamente no logro terminar un poema,
se acumulan inconclusos dentro de una libreta de notas
sin nombre, sin acuerdos entre principio y fin;
Me pregunto de qué sirve escribir sobre renglones de aire,
dejar allí flotando, abandonados, 
pensamientos aislados,
sentimientos que no reconocen precisión de origen ni temperatura.
Es inadmisible semejante horfandad,
la vocación perdida en algún "debajo",
en algún pliegue del tiempo que no veo.
A veces pienso que las palabras están solo atrapadas
en la garganta del deseo sin oportunidad de imagen ni sonido,
anudadas estrechamente en la salida del ojo de una aguja,
a veces creo que uno no puede decir nada,
nada en absoluto,
mientras no se transforme la oruga en activa mariposa.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario