domingo, 23 de noviembre de 2014

Poema, DEMENCIA

DEMENCIA
Pude haber enloquecido por ese amor
me pasó rozando por el cuello
el filo refulgente de su mirada;
con tal de que su boca me sonriera
me paré de cabeza vestida de piel
en la cornisa de su ventana.
Pude haberme enganchado en esas palabras
dulce carnada en el paladar de mi voluntad,
entre piruetas y morisquetas,
de trapecio en columpio
me la pasé toreando su indiferencia
y llamando su atención en traje de luces.
Pude haber enloquecido por esas manos
elocuente aleteo que zarandea
entre el frio y el calor
mariposas provocadoras de descargas eléctricas

cuando te pilla sin zapatos la humedad de la piel.
Pude haber enloquecido por su voz
sin asidero me encadené a esa melodía día y noche
le subí el volumen y cerré todas las puertas
hasta abrirle herida a mis oídos.
Pude haber enloquecido por ese amor
caer en la demencia… ¡qué locura!
Menos mal estoy aquí
con esta hermosa camisa blanca
con moños en la espalda
susurrando una plegaria con los brazos cruzados
agradeciendo mi salud mental a salvo
mientras degusto la delicia
de estos caramelitos blancos
en una solitaria sala de espera
llena de cuerdos
como yo.
IRMA PEREZ, LA PILLIS - 2012

Poema, ALTO PRECIO

ALTO PRECIO

Luego de las fotos en los muros
de los diálogos de dos líneas
los monólogos y las monosílabas…
luego de las sonrisas enmarcadas
y los encuentros de un día
luego del video de moda
de la repetida imagen…
luego del monitor, del enter, del “suprimir”…
luego de las paginas de grupos
y los grupos en las paginas
luego de seguir a ciegas
y ser seguido a medias
luego de el “me gusta” sin gesto y sin pretexto
de las frases
célebres
de los célebres y las celebraciones,
luego del mensaje al jefe, al pasado, al gato, al otro 
luego de viajar en cable
explorar ventanas y caer en redes…
luego de los perfiles prestados, los falsos, los inventados
los que acusan recibo de males
o evidencian múltiples soledades
luego del tiempo en la silla y la silla en la casa
luego de los “trinos” y las “caras” sociales
luego de todo eso… entonces
unos ojos cualquiera
cualquier día de estos
nos cobrarán un parpadeo
su brillo, su calor, su atención…
y no habrá un “luego” más en esta historia
que pueda pagar el precio incalculable
de una vida entera
sin miradas…

IRMA PEREZ, La Pillis - 2012   

Poema, DE ROJO

DE ROJO


Hoy voy a ponerme un vestido rojo
Sé que no tengo en mi armario nada asi
pero hoy he de pintar roja mi boca
aunque eso solo sea...
porque siento
la sangre sublevada en mis labios
mis dedos bailando un merengue
y en la punta de los pies
un ritmo obstinado buscándote...


ajustada la cintura
desnudo el cuello
suelta la caída...
IRMA PEREZ, La Pillis - 2013

Tal vez PENSAR es algo que no sabemos. No se trata de traspasar esa puerta solamente, hace falta entrar más allá del umbral, buscar dónde sentarse, soltar los perendengues que traemos colgados y sustraerse del aire de afuera. Pensar es, encontrar lo que no es evidente, en el interior de un espacio que no se ha visitado jamás.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014
No veo la hora de que pases por mi mente... Y sigas derechito. I.P.
Ese poeta que escribió
los versos más tristes esa noche,
cómo pudo saber
sin conocerme
que tu no estarías conmigo.
Si, poeta
esos fueron los versos más tristes
que escribiste
para mi larga noche
y para este largo olvido.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

Digan lo que digan
el tiempo de una foto
siempre es pasado.
Luego no hay nada
pues, entre eso y esto 
solo se ha robustecido
la importancia
de "aquello"
de volverte a ver.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

Tengo tantas cosas en la cabeza sin palabras
pudiera ser
debería ser suficiente no decir nada
pero no
todo espera en la punta de los dedos
en el final de la garganta
a que se detenga el hervor
que repose
que no queme.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014
La poesía erótica, cuanto menos explicita, más sensual es. I.P.