jueves, 3 de noviembre de 2016

COMO SI NADA

Nos despediremos de este día
como si nada,
los extraños seguirán siéndolo
como los conocidos que no
pasaron de un saludo hoy.

Llega la noche y reclama hambrienta
respuestas, calor y una moneda,
ella es una extraña también
pero conoce
el ojo que no duerme
y las camas que sudan y sueñan.

Este día es ya una flecha disparada
y no es posible saber
si su destino nos espera con acierto,
si acaso, sabemos 
que pasa recto este momento
sin dejar rasguño de recuerdo
asì, como si todo
nada.

IRMA PEREZ, La Pillis 
Y pensar
que eras mi sol
que sólo amanecía
cuando decías mi nombre.
Y pensar
que fui el astro de tu cielo
el abrazo más esperado
de todas tus tardes.

Quién puede creer ahora
que un día
pueda suceder
sin
nosotros dos.

IRMA PÉREZ, La Pillis
NUNCA

No sucederá jamás:
A tu piel
que ha sido
túnica tibia de mi amor
se la llevará la distancia
ese espacio
de morrongo silencio
antipático
apocalíptico
donde sólo crece
la patética duda
y las interminables
prolongaciones de este
temido adagio.

No sucederás como llovizna
ni como caída de aguacero, antes
de la muerte de mi cuerpo;
toda la anatomía
que necesité saber
la tuya - mía -
no conocerá el secreto
de ninguno de mis dedos
ni el de mi boca...
ese...
ése es el de menos, porque
qué inútil
qué ironía
!qué crueldad!
con ella
me estaré alimentando
para  verlo.

IRMA PÉREZ, La Pillis

PAÍSES DEL TERCER MUNDO


❤️

¡Países del tercer mundo!
¡No os desanimeis!
que el desarrollo
también lo ha demostrado:
Cuánto más alta la torre
y elevada la urbe
más lejos se está
del centro de la tierra.

El Centro de la Tierra
es un negocito
con techo de palma
en donde venden
limonda de coco
pargo y patacón dorado
se amanece cantando
y se baila pegado;
queda a orillas
de una de las costas
de Colombia.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2015
No me detenga el viento
ni el pié descalzo
ni mi propia estima;
¡no me caeré!
aunque yo sea el pájaro
que más
se parece al hombre.

IRMA PEREZ, La Pillis

Le digo que no me hable
que se vaya con su guacal sin abrirlo
y lo lance al mar cuando
esté mas encrespado,
le digo que se aleje
que tiene mal aliento y corta la leche
que si quiere
que se caliente hasta hervir
que para eso
no hay olla que no le escupa,
le digo que está soñando
que no seré su pareja de baile
ni lima para sus cerillas;
le digo y, mientras tanto
la rabia
me da la espalda y, ¡le veo!
su fracaso
es una empinadìsima joroba que se tapa
con un traje
de insignificante palidez.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
A veces
cuando camino la desconocida calle
cuando me encuentro en las vitrinas
o en las ondas de algún charco
en los ojos de un retrovisor
o en la tapita del labial que uso
cuando la multitud que me rodea
se atora en los ascensores
en las puertas giratorias
en los semáforos en verde y
cuando espero
el paso
el turno
la hora
el timbre o la moneda
cuando preparó el café
cuando me cuelgo el bolso
cuando escribo mi firma en
la hoja del día o, del poema;
a veces
cuando todo eso
tengo esa sensación
recurrente
pasmosa
sublime
como lágrima espiral y silenciosa
de una caricia profunda en mi pelo
de un roce acentuado en la mano
de una sombra a la izquierda
o, a la derecha un abrazo
de un místico beso
casi húmedo
casi cálido
casi intenso
en todo el centro
de mi soledad absoluta.

IRMA PÉREZ, La Pillis

No se puede andar por
autopistas malhumoradas
con desquicio de huecos
que revientan neumáticos
y obligan a desvíos de
caos y fatalidad.

Cabe la denuncia de
lo visto por los ojos
lo vivido como peatones sin
alternativa de resguardo ni
concesión de respeto y ternura
lo promovido como anunciantes
de ideologías unilaterales
sonrisas sospechosas y rencillas
enquistadas como uñas comidas.
Cabe eso y todo el silencio
cómplice de los testigos sin
criterio que van como entes para
donde va la gente.

No es posible andar por
las calles virtuales
con los pulmones del alma
frondosos y fragantes;
no hay oxigeno suficiente
que nos salve de la
contaminación visual
que desde su descontrol y
desmesura
nos merma el aire.

?Será posible
recuperar el horizonte;
salvar, todavía
el sentido vital de la pureza?

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016

Poema, TARDE

TARDE

Ella morirá de todos modos,
ni el tamaño del zapato
ni la belleza del espejo
ni el dorado de la alfombra
ni lo blanco de su lino
ni su credo
ni su ideal
ni su bordado
nada de eso decidirá
su estación, ni su estadía.

Ella es alma en
cuerpo en tránsito
como el más longevo
de los seres vivos,
se mueve y suena
como ahora
como cascabel enamorado
como bosque que parece quieto
pero pestañea y cruje,
busca su savia
relincha su furia
atiza su canto
acuna su luna
persigue su risa
escribe su llanto
ama su aliento
espera su tiempo.

Pero ella
ella morirá de todos modos
una noche
una tarde
una mañana
un quién sabe cuándo caerán
de rodillas sus trofeos
y la continuidad
de su misión prestada
entregará su puesto
sin llevarse siquiera
una caja con tres cosas,
hasta sus flores
llenarán otros jarrones
y su más preciado poema
desaparecerá de
los labios de su amado.

No habrá entonces diferencia
para sus ojos ausentes
ni para su corazón "Brand new"
sin respuesta ni indicios de
un abrazo.
No habrá tiempo.
Tampoco habrá
mejilla tibia
ni húmedo cielo
para el tardío
beso.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013

Lejos de mi la fatalidad
cerca, en cambio
del destino asumido
de lo que he sido
de lo que soy:
un ser sazonado y "maduro" que
se ha lanzado a la tierra
con sus propios pies de árbol,
un ser ya florecido
abierto
revelado,
en apogeo la mística y la lírica,
testigo y escribana de lo
trascendental y mundano,  
en la máxima altitud
mi elevamiento,
vecina del cóndor;
soy la nostalgia de un vientre
otrora ocupado y productivo
aposento de vida y de más vida,
soy la certeza de una especie
dueña de sus propias espinas
y de la prosperidad de su floresta,
soy flor
fruto
sin arrepentimientos,
paisaje temporal
breve suspiro
gota al sol de la tiranía del tiempo.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013
A mi me falta una pierna en el querer,
ando renga por las calles del ego
en donde tantas veces me he caído ya.
Pero por ahí dicen que querer es poder,
que uno solo cojea
del pecho para arriba.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
Es imposible ocultar las heridas,
ni el maquillaje ni el olvido pueden
pues la pus que no se limpia
infecta la sonrisa al punto de la mueca
y los ojos terminan mirando
desde la sofocación
definitiva de su brillo.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
Uno más uno 
no es dos,
es
uno
doblemente 
solo. 

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016
En qué fatalidad me encuentro
que no avanzo ni retrocedo
y a cada lado
tengo un espacio tan delgado
que apenas cabe, de perfil
una hoja de papel.

Tengo los nervios apuntándome,
intrigantes se confabulan con
el silencio
reduciéndome a una mínima sombra
- tan insignificante ella -
que desaparece sin que nadie
le haya visto emerger siquiera.

Nada le hace justicia a mi amor
tal vez la sublevación
logre salvarme de no declararme
cobarde
sosa
vencida.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016
Algún día
allí, donde yo no esté
alguien leerá en voz alta
algún poema mio
frente a unos ojos
que jamás me llegarán a ver.
Pero eso no es del todo cierto
en cambio, es del todo injusto
ellos sí que me verán
le pondrán rostro a mi nombre
y sabrán cómo lloro cuando sonrío
de qué color
es mi vergüenza y mi denuncia
y cuánto me definí
en las imágenes que escribí.

En cambio yo que más ambiciosa
debí haber sido
nunca podré ver
si esos ojos que me escuchan
se llenarán de arena o de lágrimas
no sabré en qué momento
dejará el poema de ser
el otro par perdido
ni podré participar
de la apertura del pecho
del dueño de algún suspiro.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014
Todos los días
caminas en puntillas
por las habitaciones de mis sueños
y todas las noches
vigilo atenta tu visita.
Cómo dormir la algarabía de verte
si tu me despiertas, mi amor
¡tu me despiertas!

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014
Míranos
sólo míranos en la cima
de la nada torpe espera.
Cree en lo que no ves
y por encima de ello
en lo que aguarda mudo.
Da por hecho
el rumbo nuevo de esta
nave de sueños
y del tiempo, la oportunidad
en la compasiva
prórroga de nuestro amor.
Si, da por hecho
la suerte mítica del gato
y del mañana, ¡oh! del mañana
las manos ocupadas
con las manos.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013

Poema, DOS

DOS

Hay un ser
dentro de mi ser
que no soy yo,
el mismo que
estando lejos
me adivina los ojos.
Hay un ser
dentro de mi ser
que respira sano y salvo
en mi corazón,
que anda su calle
y la jornada de mi horizonte
que es luz
amuleto de mi luz
astro del cielo de mi alma.
Hay un ser
en ese ser
que soy yo
calidez
núcleo
y anillo del mismo sol.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013
Puedo ver esa sombra,
es la sombra de un recuerdo jorobado
que tiene tono cenizo en su mordida
y peso de plomo en el coro,
la canción suena y la lloro en el olvido
como la lloro ahora, sin ganas
muda frente a esa sombra antigua
que aúlla una retórica de lamentos afónicos
y se mueve con obscena intención
de que la vea
de que unifique los tiempos
y ponga a bailar a los ayeres y al hoy
una coreografía imposible.

Puedo ver esa sombra que no es de nada
que no es de nadie
pero que quizá
pudiera ser sólo la mía
invitándome a retarme una vez más
con el juego aquel
de las memorias escondidas.

Irma Pérez, La Pillis -  2014
No puedo seguir escribiéndote
sobre la eterna mancha
no puedo seguir borrándote
de la poca piel...
pasará lo mismo
que a la delgada hoja
que perderá sus capas
se blanquearán sus venas
y se romperá el papel.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2013
De las emociones
la poesía es
el reverso del ojo
la vigilia de la mano
la voz neutra del espejo opaco
el ardor del pecho, ¡oh, ese ardor, único!
el umbral y el término del dolor
su respiro sempiterno
el cascabel cuyo silencio
avisa muerte.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

Voy a dejarte un poema
en la nevera
arriba, en el congelador
al lado de las paletas de limón
y los cubitos de hielo.
Tendrás que leerlo rápido
porque
al calor de tus manos
se derretirán todas las letras
y el amor
una vez vuelto agua
no se escribe dos veces.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

POEMA A MIS OJOS

POEMA A MIS OJOS

A mi me pasan esas cosas...
cosas que no percibo, a menos
que el diminuto texto
o la enorme sombra
me lo recuerden a gritos.
A mi me sucede
la turbia imagen
el mareo de las letras
el inoportuno afán
el ardor del alejado enfoque
la incontenible frustración
el habitual cansancio
la añoranza de la nueva retina.

Evidencias absolutas
de tiempo y decadencia, que revelan
como en una íntima implosión inconfesable
lo oculto que apena
que avanza
que ciega.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013
Si algo necesitamos como el agua, es la democracia.

Lo que lastima es la propia lástima.
Lástima tu estima en esa tormenta púrpura
desnucada con el brazo del caos,
lástima la herida mía
por lo que no vi
por estar viéndote
por el amor que no tienes.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

Poema SIEMPRE TODO

Siempre todo
más grande que yo,
eso estoy sintiendo desde aquel día
que no alcanza mi memoria;
la sensación de tantas cosas
mal aprendidas
mal interpretadas
mal enseñadas
mal paridas
que me acosan
como garras en alto
como abominable hocico,
que acecha mi sombra
derramando ambiciosa baba
engulléndose mi vida
pasaboca de su boca
parásito gigante de mis sueños
de mi tiempo aterrado
de todos mis intentos y mis huellas.

Siempre yo
más grande que todo
¡qué cosa!
y yo, ahora
queriendo ser menor
invisible
pequeña
del tamaño de una moneda
para caber
por debajo
de todas las puertas cerradas.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2013