jueves, 3 de noviembre de 2016

Y pensar
que eras mi sol
que sólo amanecía
cuando decías mi nombre.
Y pensar
que fui el astro de tu cielo
el abrazo más esperado
de todas tus tardes.

Quién puede creer ahora
que un día
pueda suceder
sin
nosotros dos.

IRMA PÉREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario