lunes, 24 de agosto de 2015



¡Qué problema!
Obsoleto está el abecedario,
el sistema aritmético,
la ingeniería de las pirámides.
El oráculo no dice cómo
tampoco lo sabe mi abuela,
y la NASA, ¡que va!
jamás ha ido tan lejos.
Es que el problema es otro,
mucho mas grave, fatal:
No me cabes en un poema.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
La puta tristeza esa.
Tiene que ser que
vine ya partida
y me quedé
en el medio del corte
es decir,
ni de allá
ni de acá; 
la nada 
de una fruta
que no sabe
a qué sabe.


IRMA PEREZ, La Pillis 
- No te me acerques.
Dijo,el poeta
- Pero, ¿porqué no?
- A veces soy muy feo; muy feo... De la herida, ni la costra.
I.P.
Hay días
como hojas de papel
que se han escrito por lado y lado
y aun así, no alcanzan...
Hay días, sin espacio 
sin posible enmendadura
irrepetibles
definitivos
breves como un suspiro.


Hay días
como hoy
nueva hoja de papel
limpios sus renglones
la mano alzada
el pulso firme
lista!
Irma Pérez, La Pillis 

Poema, EN ALAS DE PEGASO

Para aquellos que se sientan identificados, este poema va con el ritmo de mis pulsaciones quizá mas extremas. Igual, solo me aproximo a lo que nunca he vivido, a lo que a través de las historias de seres amados, he podido ver y sentir. Reverencia con toda mi admiración, consideración, aprecio y respeto para todos, pero especialmente, para aquellos que han logrado subirse al lomo de su propio Pegaso.
Para el resto, pues nada, decirles que este es un mensaje de amor, escrito entre las líneas de un poema muy triste pero, como en la vida real lo he visto y constatado felizmente, con la firme convicción del "si es posible" y de la fuerza poderosa de la esperanza que el rodearlos amorosamente les ofrece.
💚

EN ALAS DE PEGASO
Es de noche y, de repente
cabalgo sobre un caballo desbocado,
me suda la sangre en frio
mientras recibo lengüetazos desde adentro
de los tizónes que nunca se sofocan.
Las imágenes amables se atoran en el camino
y desaparezco del mundo y de mi,
incapáz de soportarme presente.
Con la velocidad que me da el fuete
corro y corro y corro, como huyendo,
buscando aquello que me sople las venas
que me encienda y que igual, me apague.
Vivo entonces la exitación de la oscura noche
en el fondo de un océano de espejos rotos,
como abstractos autoretratos en agonía.
Vivo la mentira, como una planta carnívora
que sale de mi boca y que se levanta robusta,
como un muro que me deja del lado de mis pérdidas
¡oh! mis pérdidas -cuantas lágrimas por ellas -
y la insufrible soledad.
Al final, un ser mermado y solo, se arrincona
dentro de mi agotado cuerpo, enfermo cuerpo
con la ropa sucia,
la mirada sucia y la piel del mismo color
suplicando sueño y más sueño
para no estar en ninguna parte.
Es de día y, de repente
no encuentro caballo ni pies de regreso,
quizá era el tiempo cabalgando y no yo - me digo -
o, quizá era yo en un espacio atemporal, brevisimo,
como un mudo e imperceptible chasquido de dedos.
La memoria se oculta para no avergonzarse,
la voluntad llora su inutilidad y sumisión,
la conciencia se declara anestesiada
y niega cualquier ansia, cualquier culpa,
y la vida... pero la vida...
ah, la vida en cambio me muestra de nuevo
las otras cosas que siempre olvido, las que amo...
me hace señas, me sonríe,
me llama, me acaricia, me mira
y yo, yo entonces sin saber qué ve, qué la mueve,
me descargo sobre el piso-cama de mi dolor
y allí me dejo recoger y (¡por favor!) ... abrazar;
en el alivio de ese amparo,
cierro el confiado abrazo
y no deseo morir jamás de otra manera.
Es otro momento y de repente,
cabalgo por el aire sobre mi propio Pegaso,
vuelvo a estar entre el cielo y la tierra,
sobre lo perdonable y lo perdonado,
frente a mi mirada y a otros ojos,
por encima de aquel océano de espejos rotos,
entre el amor y la pared.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

Poema, LOBO

LOBO 

Era un lobo manso y sosegado
pausado en su caminar, poco temible
pero su piel evidenciaba
todas sus fieras batallas...
Se sabía imponente y bello
pero se drogaba con la luna
porque ella le ofrecía
un balcón en su mejor esquina...
Era un lobo que creía en todo
como si no supiera de trampas
ni de la malicia del viento...
pero sus garras
dejaban ver rastros
de su infinita soledad y miedo...
Había perdido
las mas importantes huellas
y el camino de regreso...
todos los días lamía su desolación
y lamentaba su cueva sin compañía...
Devastado en medio del mundo
como isla rodeada de nada
esperaba la llegada de la noche
para meterse en las tinieblas
y a escondidas aullarle a las estrellas
toda su tristeza...
IRMA PEREZ, La Pillis - 2012

La Pillis Poetuits


Poema, SUEÑO CONTIGO


Poema, QUIERO


La Pillis Poetuits


Poema, HARTAZGO


La Pillis Poetuits


Poema, PAZ Y SALVO

PAZ Y SALVO

¿Cuánto vale el cielo?
podría ser... ¿el cielo mismo?
o, apenas el costo de un par de estrellas;
tal vez, las venas de un rayo
o noventa y nueve granos de arena.


¿Cuánto más para alcanzarlo?
¿Cuántas nubes arriba?
Servirá una infancia sin manchas,
una juventud sin remos,
un adulto sin historias,
quizás, un servicio voluntario en otro planeta
o tal vez, orfebrería hecha 

con lágrimas recogidas de un holocausto 
o de dos... o, bastarán acaso 
las de un sólo hombre muy enfermo,
sin afecto y sin asilo.

¿Cuál es ese precio que tanto cuesta lograr?

con cuántas oraciones queda pago
con cuántos intentos en alguna fe confiados.


Cuántas vueltas al reloj del miedo hacen falta,

cuántas vidas sujetadas y 

cuántas muertes ignoradas.


¡Cuánto más! ¡cuánto! 
para lo que parece imposible:
quedar a paz y salvo con la vida.


IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

Poesia, TU SONRISA


La Pillis Poetuits


Poema, LAS CIGARRAS


Poema, CITA CON LA VIDA



Poema, CUANDO ESCRIBO



Poema, EL ORGULLO ES UN PALO


Poema, EL ALMA

EL ALMA

Cuando el alma se fragmenta
la vida pierde su destinada ruta
se congela la voluntad ,
el minuto parpadea imperceptible
y el caos comienza a cocinarse a fuego lento.
En vano pienso que la existencia prospera
si espero en los otros
o si los otros me esperan ,
porque procrastinar
es la esclavitud mas larga
y la peor mentira que me creo.
El alma… mi alma…
como un todo en movimiento,
ha de ocuparme
hasta el fin de mis bordes
hasta colmar el vaso que le toma
porque sé que ignorar su ausencia
o desactivar su esencia
es hablar de un muerto más
en el cementerio de los transeúntes vivos…
IRMA PEREZ, La Pillis - 2012

Poema, CUANDO PIENSO

CUANDO PIENSO

Hay quien piensa en la misa
otro que piensa en la dieta,
está quien piensa en la fiesta
en su "aire" y,
quien no piensa en nada.
Pero yo no pienso
ni en la misa
ni en la dieta
ni en la fiesta
ni en el aire ,
porque cuando rezo
cuando como
cuando celebro
cuando respiro
y cuando sueño
pienso en ti , en ti...
como quien piensa
en su misa
en su dieta
en su fiesta
en su aire…
en su sueño.
IRMA PEREZ, La Pillis

Poema, SECRETOS


Poema, MANIAS


Incertidumbre
insoportable
intensa
infame:
incéndiame
inúndame
¡inventa cualquier cosa!

IRMA PEREZ, La Pillis -2015

Poema, OLVIDAME

OLVIDAME
Olvídame te pido
descóseme del dobladillo de tu tiempo
y sé tu sin mi 
como cuando yo era yo, sin ti;
sé arte, bebida, panorama
y para mis ojos
¡sé estrella! ...distante, muy distante
invisible como la luz en la luz.
Olvídame te pido
así, como si te pidiera amor
equivocadamente
inútil, improbable
¡en vano!
IRMA PEREZ, La Pillis - 2015