jueves, 20 de febrero de 2014


A UN PUEBLO VECINO DE MI PUEBLO

A UN PUEBLO VECINO DE MI PUEBLO

Te dices pueblo, como mi pueblo
y como el mio
estás lleno de heridas y huesos rotos
vacia la panza, tus monedas en bolsillos de otro
tus hijos al otro lado de la mentira
ahora están en manos de la muerte de la indiferencia
cosa buena, cuando el abuso les va pisando su futuro.
Hoy parece que no hay palabras
a todas ellas las ha crucificado
la baba acida del falso gobernante
parece que el lenguaje provoca nauseas
y que el discurso va untado de mierda
frente a una multitud que recobra su olfato.
Hoy, un puntito de la tierra se consume en llamas de odio
ese pueblo, vecino de mi pueblo
que desde aqui miramos con el pellejo erizado
como conmocionados testigos de un pais
hoy espejo aterrador del mundo.
Nadie habla ahora
cerradas estan las manos porque las retinas se abrieron
el resentimiento aprovecha y llena sus pulmones de aire
mientras sus entrañas arden y escupen sobre sus banderas.
Tu, pueblo como mi pueblo
disculpa que me he armado de un poema en medio de tu ira
pero la poesía siempre sugiere en medio del dolor y la denuncia
despierta como amanece el sol cada dia
despacito, sin competencias y en silencio
levantate sobre los hombros de tus lideres, no al contrario
la pesadilla, al final
es su repetitiva, retorcida y rebuscada retórica.
Así que, increiblemente
la incredulidad es bienvenida ahora
aunque, y a pesar de todo
creer, es un verbo por el qué luchar
para salvarnos todos.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014
Se cree que un atardecer es identico al otro
quizá por eso la tendencia es a repetirnos 
todos los dias, nosotros también
Pero, no hay que creerse esa ilusión
el sol de hoy no repitió su ocaso
tampoco esta noche tiene el mismo cielo
en cambio
nosotros
qué aburridos que seremos para el universo...

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

Poema, A UNA MUJER DEL CAMPO

A UNA MUJER DEL CAMPO

¿Cómo se le ocurre retratarme a mì?
si es que, segurito 
la que no ve bien soy yo.
¿Acaso, qué es lo que sumercé ha visto?
será alguna tristeza de esas 
que no aguanta más pena
o, que le llame la atención 
esta mirada 
que ya no escondo
porque de eso, de pura pena
cuando me vaya, me iré bien llena.


Nunca tuve vergüenza y menos ahora,
sòlo me vi a mi misma
en los espejos del agua,
nunca vi arrugas
nunca vi canas
y de la cicatriz y el callo
he vivido acostumbrada.


Cómo es que me mira y se detiene,
qué le puede decir esta mirada
si acaso, el nuevo rostro de la vida cotidiana
y todos los años juntos
en el cansado gesto
de una anciana resignada.


¿Pero sabe? lo he pensado,
ahora no quiero que pase de largo;
le voy a proponer un trato
un trato de una mujer del campo:
Tome su foto y déjeme invitarlo,
yo le preparo un café y mientras, conversamos
y sumercé

luego me lleva en ese humilde retrato
lo màs lejos que pueda
de este lugar olvidado.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

Fotografía de Antonio Campillo Prada

Poema, A LAS MORAS

Dulce de mora
helado de mora
mermelada de mora
bizcocho de mora
de mora el platillo del rey
de mora el postre de la reina
mora en los manteles
mora en los fruteros
mora en los Cafés
y la mora
tan "ahí"
tan comun tan silvestre
tan delicada y tan ruda
tan dulce tan acida
tan roja y tan morada
y la mora
y las moritas
intensas
calladas
en su rama ofrecidas
y en su rama olvidadas.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

A MI ABUELO

A MI ABUELO

Mi padre dice que naciste en 1899
que entonces ahora, si vivieras
tendrías más de un centenar de años
y yo creo que los tienes 
contando incluso, el día de hoy
con todas mis noches y mis días.
Creo también 
que sin haberte visto ni una sola vez
me sé de memoria el recorrido
del perfil de tu sombra y de tu voz
tu voz que si fuera femenina
sonaría igual a la mía
la mía que poco, muy poco
me ha servido para hablar.
Creo que se a qué hueles
y entre qué nubes de humo
se resguarda tu pensamiento
creo que sé de la textura de tus manos
grandes y blandas como la bondad
que has repartido con ellas.
Mi padre dice que mi hijo tiene tus ojos
que cada vez que lo mira, te ve
pero yo creo que le sigues mirando todavía
como a mi
reclinado en la terraza del cielo
desde dónde me lanzas el silencio
para que lo escriba
para que no se quede callado.
Abuelito
quería decirte "abuelito"
abrazar tu nombre, mi apellido
y que lo escucharas
quería decir también
que mi padre debe saber
que tu no has muerto.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014



Dicen que hoy es el día del amor
y no tengo un peso para comprarte un regalo
pero a diario tengo esta sensación de riqueza
que me llena las manos de ese amor 
ese amor que no compra nada
que no falta
que no sobra
que solo es, suficiente. 

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

Poema, SUEÑO CONTIGO


Poema, ANTES


Usted lee lo que quiere leer
lee como buscando algo
usted no sabe qué
la palabra es una sombra quieta
polvillo en la insignificante hoja 
el borde de un charco
a pleno sol
la mitad del eco
nada
hasta que usted
la encuentra.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014

Poema CIRCULO VICIOSO


Poema, TODO DE TI



Poema, EL TODOPODEROSO

EL TODOPODEROSO

La hormiga no sabe qué soy
no me le parezco a nada
tal vez mi sombra la perturbe
que perciba mi calor
no creo que le importe
en todo caso...
parece que no tiene sentimientos
todo parece... nada es certeza...
ella hace lo que sabe hacer
a la par de sus iguales
su labor me enseña
solo cuando se dispersa
me pregunto
de dónde ese afan de hacerlo...
La hormiga no sabe que la miro
que observo todo lo que hace
como ser todopoderoso
como Dios... allá en el cielo
omnipresente
omnipotente
a merced de su voluntad
si vivo
o no...

IRMA PEREZ, La Pillis - 2012
(Fotografía de Bill Frymire)

Poema, UN DIA COMO HOY

UN DÍA COMO HOY
Hoy me levanté, abrí la ventana, respiré, me bañé,
preparé el jugo, las tostadas, el café...
A prisa corrí afuera, saludé al perro, a la vecina fea,
al portero que me hizo un chiste y me entregó tu sobre,
me subí a la bici, te llamé, te canté la baladita que nos gusta,
te invité a vernos, te dí las gracias...
Leí el periódico, mordí la pera, tu naríz
olí los perfumes del ascensor y el aroma de tu cuello,
bebí el agua del vaso mio,
hice el pago, hice un favor, hice la mesa, lavé los platos,
terminé el proyecto, caminé al parque,
le dije que si al chico de los chicles,
compré el pan y un pequeño lujo para los dos
¡un boleto para ir al teatro!
Al final del día te besé, nos besamos mucho,
te abracé en silencio...
te hice cariños, te hice el amor, nos hicimos...
me hiciste el amor... mi amor...
Noooo! Amor! ...no me sueltes...
dime que estás, que estoy... que no sueño!
dime que hoy me levanté y que hice todo eso...
¡dímelo, te lo ruego!
que lo haré todo mañana, que puedo hacer tanto...
que puedo ser libre... que me esperan...
dime por favor que estás conmigo...
dime por favor que no estoy preso!

IRMA PEREZ, La Pillis - 2012

Poema, INSTANTE FELIZ