miércoles, 20 de enero de 2016



No es por más
o por menos amor,
no es por la extensión del océano
o la estrechez del río,
no es por nada
pero al final de todas las cuentas
no estamos.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2015
De todos
de la especie
los más raros
los poetas.
Se extinguen
camuflados
en la masa
que reza lo habitual,
en lo insólito
se miran aburridos
y no tienen imaginarios
porque viven
húmedos y revolcados
en el lomo
de la demencia
de una ola.
Su rareza es esa
ni fealdad
ni belleza,
en neutro el ojo
el viernes, abril
quietos en el cruce
de los partidos
nunca
en la fugacidad de una estrella.
Les urge no hablar
su mano es su lengua
y con ella denuncian
confiesan
lamen la mejilla del ahora
agotan el zumo amargo
del vidrio de una lagrima
y, raro
asi viven
los poetas
masticando la soledad
de una sociedad sosa de amor.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2015
Querida Poesía,
no puedes negarme
que tu salida de puntillas para no despertarme
te funcionó perfectamente.
Y no es que apenas ahora te haya echado de menos,
llevo días esperándote en la ventana
por donde siempre te veo venir,
entra por allí el viento helado barnizando los metales
y la madera en donde pico la cebolla,
entra incluso
el polvillo que levantan dos pies que andan con pereza,
también se filtra algún aroma
desprendido de los verdes y los marrones
y alcanzan a perfumarme
o a erizarme la piel
como un delicioso "deja vú"
y aun así, ni siquiera
te percibo cerca.
No puedo creerlo,
a veces me aturde la duda
cuando a media noche
como un sueño surrealista
apareces tibia en alguna frase
susurrada por un eco noctambulo,
pero a la mañana siguiente
nada se parece a un verso, a un poema
y entonces
el techo de mi habitación
declara un día más
de blanco el papel
vacío de ti
olvidado de ti
y de todo lo que pudieras decir
si tan sólo regresarás
y me lo pidieras.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2015
La muerte de la oruga es una mariposa
La muerte de la rosa es otra rosa
La muerte del fruto es abono a su árbol
La muerte del hombre...
¿en dónde estan los ojos, de los rostros que se han ido?

IRMA PEREZ, La Pillis
Luna,
tan fácil que te tocó todo
tan iluminada tu
tan arriba de las cabezas,
eres monedita de oro
pestaña y ojo
redonda protagonista
del escenario de la noche,
eres licor del poeta
su verso, su llanto
su locura, su encanto;
Luna,
tan fácil que te tocó todo,
acuérdate tu de mi.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014


Aún hay por ahí
quienes creen en el amor
y lo manifiestan...
Esos,
los que se enamoran, 
ellos,
!los felices!
IRMA PÉREZ, La Pillis

Nunca es tarde
para ser
quien se quiere ser,
sin embargo,
es necio apegarse a esa confianza 
ya que a veces sí,
sí es tarde,
puesto que la naturaleza de las cosas
siempre va hacia adelante
nunca se detiene
y es respetuosa de su causa y de su efecto,
y ese,
ese es un compromiso al que
muchas veces
no alcanzamos con nosotros mismos.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016

Últimamente no logro terminar un poema,
se acumulan inconclusos dentro de una libreta de notas
sin nombre, sin acuerdos entre principio y fin;
Me pregunto de qué sirve escribir sobre renglones de aire,
dejar allí flotando, abandonados, 
pensamientos aislados,
sentimientos que no reconocen precisión de origen ni temperatura.
Es inadmisible semejante horfandad,
la vocación perdida en algún "debajo",
en algún pliegue del tiempo que no veo.
A veces pienso que las palabras están solo atrapadas
en la garganta del deseo sin oportunidad de imagen ni sonido,
anudadas estrechamente en la salida del ojo de una aguja,
a veces creo que uno no puede decir nada,
nada en absoluto,
mientras no se transforme la oruga en activa mariposa.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016
Si se piensa, este mundo tuvo que haberse caído alguna vez, ¡taz! quedando con fisuras tan profundas e irreconocibles como fronteras o brechas irreconciliables.
La deformación del mundo, sin embargo, no es por eso, creo que lo que fatalmente se perdió en esa caída fue la sincera intención de reparación.

***
Estas palabras de este sabio, son mi filosofía absoluta :
"Cuando te llamas a tí mismo indio o cristiano o musulmán o europeo o cualquier otra cosa estás siendo violento.
¿Ves por qué es violento? Porque estás separándote a tí mismo del resto de la humanidad.
Cuando te separas a ti mismo por causa de creencias, nacionalidad, religión, tradición... alimentas la violencia.
Así que alguien que esté en el camino de entender la violencia no pertenece a ninguna religión, partido político o sistema parcial.
Alguien así se preocupa seriamente por la comprensión total de la humanidad"
Jiddu Krishnamurti 
De vez en cuando
le digo a mi niña
que no llore
y, la verdad,
no se porqué lo hago.
De vez en cuando
me da vergüenza
tanta ignorancia de mi.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

Hay pensamientos que no tienen palabras
créanme,
las he buscado como aguda brújula
subida en los hombros
de un satélite empinado.
Creí que estarían por arriba
asi que me lancé en paracaídas
desde el tejado del cielo,
¿yo? ¡yo!
yo que esquivo hasta al indefenso andén,
tambien pensé que estarían por abajo
y levanté algunos troncos y algunas rocas
arrancándoles con todo y su antiguedad
por si acaso se tratara de esas trampas
en donde a veces suelen caer los inocentes.
Pero nada.
Entonces, empecé a dudar del caos
y las busqué en el orden de las cosas
y fue allí en donde encontré
al pensamiento con su visible joroba
y su mirada inamovible
sin principio ni final.
Las consonantes deambulaban
dementes y ciegas
y a las vocales gesticulaban
súplicas, angustia, negación
discimulados gestos en afonía, en agonía.
Entonces entendí porqué hay pensamientos
que no tienen palabras
que no logran decir nada
que entierran al vocero y al poeta
que son apenas garabatos atrapados
tras el espejismo de una aminalada puerta
que le teme a sí misma
y a su llave mas honesta.
IRMA PÉREZ, La Pillis


Los rostros del mundo,
caras únicas con cuerpos uniformados,
necesidades amontonadas
alrededor de mesas sin diálogo
desnutridas de sentidos y de tacto.
El contacto visual
asiste a diario a su funeral.
El mundo
es una masa de soledades.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2016
No tienes que decirme
dónde has estado
todo este tiempo,
recién...,
como estufa o cama tibia, 
la temperatura de mi cuerpo
te delata.
IRMA PÉREZ; La Pillis - 2016
DÍA UNO
Luego del justo relevo
el tiempo 2015 ya es ayer,
es decir que este dia
lleva nuevo nombre
zuelas limpias
y un brillo impecable en el ímpetu.
Hidratada la voluntad,
la sonrisa de un sueño
levanta su mano derecha
y al frente,
ofrece abierta
su primer saludo.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2016


No siempre
no todos
no tanto
no así,
no ahora
no luego
no hoy
no aquí,
no es
no está
no tu
no yo...
No queda duda
de que el "no"
es una negativa
rotundamente
afirmativa.
IRMA PÉREZ, La Pillis
Poeta, tu destino es una vena
que se escurre silenciosa
al piso, al papel, a la pared, al ojo;
tiene un rostro todos los días
y un robusto mensaje 
que solo se le adelgaza escribiendo.
No es fácil abstenerse
de la seducción de las palabras,
se puede caer en todo
pero a veces,
se quiere caer en todo,
pues, como en un arrebato sentimental,
el beso no es beso
sin la apasionada revolución de la lengua y su salivar obstinado,
queriendo humedecer
el sublevado vacío de otra boca.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
Así fue,
tú en tu acera
yo en la mía,
las orejas en alto, receptoras
la cola izando una sonrisa
el olfato orientado
las patas aguantando la carrera
y aquel aroma de tu raza
tan parecido al mío
hoy vínculo que enlaza
nuestros cuellos relajados
que terminaron abocados
el uno hacia el otro
como mascotas libres
y bien amadas
alrededor de un mismo plato
de salchichas.
IRMA PÉREZ, La Pillis

"Un día entenderás que las cosas más importantes de la vida, no son cosas."
De resto, no se necesita saber mucho más.


I.P. 
Con el tiempo
olvidé el placer del columpio
nunca mas volví a subirme
anhelante e intrépida a esa tablita
y parada sobre mis piernas 
firmes y seguras
coger impulso y lanzarme a "volar"...
ahora no sé cómo hacer eso
y tampoco explicar
cómo esa misma sensación
aparece cada vez
que termino un poema
y lo veo elevarse... irse
ir y venir
con su melena de versos
alzando vuelo
y alcanzando el cielo...
IRMA PEREZ, La Pillis - 2012



Digo su nombre
y refresco la boca
cuando imagino
en la punta de la lengua
una sola de sus gotas.
Quiero decir limón
y quiero decir delicia
gusto, aroma, color
todo de él me gusta
desde su forma
hasta su ardor
su fino verde
su fiel sabor
limón que limpia
limón que sana
limón que enjuga
limón que exalta
limón
limones
limonada
en la ensalada
en las jarras
en la mancha
en la herida
en el mango
en el alivio de la nausea
en el recuerdo
de las zanahorias
con la Nana
y en la tarta dulce
de mi hermana,
en el ambiente
que espera el aire
y en este poema
árbol de versos
redondos y nuevos
colgados en sus ramas.
IRMA PÉREZ, La Pillis