martes, 3 de octubre de 2017


No es aparente ni extraño, todo el mundo-mundial está viviendo la misma historia social y política. Insatisfechos todos, nadie asume la responsabilidad de sus elegidos. Es como si un líder fuera siempre un "aparecido" sin proceso y, sus electores, siempre fueran "los otros".
I.P.
Por fuera
se escurre la soledad por las ventanas de mis ojos
por dentro
estoy empapada.

IRMA PÉREZ, La Pillis
Voy por el camino;
a veces
mis sentidos se ocupan de todo
no se distraen, se ocupan.
No es mi culpa,
el rosal en la vereda
la fila de hormigas
el llamado del café
la guitarra en el bus
la voz anónima
"su olor" en mi pelo
la piel de su nombre
y, este gusto
mordisco-a-mordisco
en las palabras atrevidas
que aún no digo.

IRMA PEREZ, La Pillis
Corrí, lo que me dio el aire;
con el pulso en los pies
me aventé a la carrera contra el tiempo
sin darle a mi cuerpo 
preparación
opción
ni pausa.
Asì corrí, de mi lugar al tuyo:
invisible
felina
pluma
mujer.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2016

No soy un nombre
tampoco una foto
o una imagen recurrente;
Poesía se llama mi camino
eso lo sé 
y me saboreo ese destino.
Un muro sin bordes
se me ha prestado
mientras descubro la vida
y la vida es este momento
y eres tú
y todo
y yo soy todo
y muchas veces nada.
Quizá te cueste comprenderlo
como me cuesta comprender
a mi
la ofensa recibida
por quién sabe
qué necesidad tuya no satisfecha
pero no
no te la recibo.
No soy un nombre
tampoco una imagen
o la pared dispuesta
del grafitero malintencionado;
limpio está mi rincón
hay café en la mesa
y la puerta
¿la recuerdas?
estaba abierta.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013
Pensaba que no me gustaban las multitudes, por razones distintas a esta, de saber ahora, que mi soledad aumenta, en la misma proporción que aumentan ellas alrededor mío.
Mi soledad tiene un rostro conocido y otro, que nadie se imagina; este último, no ríe, no llora, no habla, no juega y no abraza. Mi soledad, la otra, está tan aterrada como yo, de no encontrarnos en el mismo espacio pequeño e íntimo, en donde solíamos sentirnos tan acompañadas y para nada extrañas, la una de la otra.
Pensaba que no me gustaban las multitudes y, es cierto.
I.P.
Me lancé trémula al vacío
cuando ya mis pies
no encontraron más la tierra firme;
qué iba yo 
saber volar
saber alguna cosa
si acaso, "algo"
el peso descomunal de
mi cuerpo precipitado
ausente de conciencia
cayendo en los brazos de la nada.
Ha pasado un tiempo infinito;
sin duda se han secado mis mejillas
y mi cabello ahora es largo
como plumero de pavo real
entre claros y oscuros
se fue quedando la espera y
no sé en qué momento
dejó de importarme el miedo o
en qué segundo dejé de temblar
pero, tampoco sé
qué día fue ése en que comencé
a hacer parte de los pájaros
que hacen del vacío
su mejor cielo
para emigrar al sol.

IRMA PÉREZ, La Pillis
No siempre
no todos
no tanto
no así
no ahora
no luego
no hoy
no aquí
no es
no está
no tú
no yo.
No queda duda
de que el "no"
es una negativa
rotundamente afirmativa.

IRMA PÉREZ, La Pillis