jueves, 26 de marzo de 2015

Ojalá algún día coincidamos en el tiempo
y nos encontremos
con los tiempos de cada uno
a la hora en punto.
Ojalá, algún día nos sentemos juntos
y nos contemos cómo nos descolgamos del hoy
y cuánto nos importó el tic tac del futuro
cuando no se oía.
Ojalá algún día nuestros tiempos se acompañen
se tomen un café en los cuándos de la amistad
y ojalá, si, ojalá
en los dóndes del amor.
Ojalá tu tiempo que acaba de pararse a ciegas
al borde de la verticalidad de ese abismo
resista el vértigo y la nausea y... que solo resista.
Y, así también
ojalá que mi tiempo
termine de leer su carta de salida
respire otro aire donde no haya linea de frontera
ni polvo distinto al polen de las palabras
y al de las sacudidas fervorosas del pelo de las estrellas.
Ojala, entonces, aquí
en este lugar
desde donde nuestros tiempos se miran
tu en la orilla de las nueve
y yo en la de las tres
y donde me reiteraste con vehemencia
que llegaríamos, yo y mi esperanza
algún día,
aquí, a la hora en punto,
te espero.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario