jueves, 7 de septiembre de 2017

Si se piensa, este mundo tuvo que haberse caído alguna vez, ¡tasszzz! y quedó con tales fisuras, tan profundas e irreconocibles como fronteras o brechas irreconciliables.
La deformación del mundo, sin embargo, no es por eso; creo que lo que fatalmente se perdió en esa caída, fue la sincera intención de reparación.
IRMA PEREZ, La Pillis
JEANETTE JARVILLE

UN SILENCIO DE 1968


De un momento a otro,
el ruido de la metrópoli
los monótonos relojes
los callejeros susurros
la ronquera de la maquina
el agitado latido
la bronca de las nubes
la tos de la chicharra
las voces cantando
los vecinos llegando
las perversas sirenas
los motores andando
la rabieta del agua -la de mis ojos-
la estridencia del gallo
la algarabía del perro -de mi voz-
el estallido del mundo -mas allá del mundo-
el vacío finito
la amistosa soledad
la amabilidad de la luz verde -de la vela-
la complicidad de la calma
el derroche de ganas -de risas-
el placer de oír -de amanecer-
¡Todo!
todo lo que existe
desapareció
se fue contigo.
De un momento a otro
me e-s-p-a-n-t-o,
silencio
silencio
silencio, por debajo del silencio
por encima de la vida, el silencio
como un día domingo
a las tres de la tarde
en 1968.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

IMAGINACIÓN: Dícese de la facultad especial que tiene el hombre, que en el pájaro, se llaman alas. 

IRMA PEREZ, La Pillis
Solemos andar
por el borde de algún sueño joven
que dejamos desatendido.
Con el tiempo 
la prudente distancia nos revela
las formas
los brillos
las sombras
los "cuándos"
los "cómo".
Desde ahí
-despiertos los ojos y el arrojo-
aterrizamos con destreza de ave
sobre el preparado suelo de
ese sueño antiguo
remojado y fértil.
¡Estamos listos como
la misma tierra abonada!
de espaldas al miedo
de cara al sueño.

IRMA PEREZ, La Pillis
Por mucho tiempo he ocultado
el imperfecto de mi cuerpo,
giro
salto
obra y arte
todo
voy y vengo
sin que nadie lo note
sin embargo,
el esfuerzo no es doble por el espejo
lo que es un par
siempre hace el milagro cuando es uno
no es temprano
no es tarde
pero llegó el cansancio
con los años
aquello se ha extendido tanto que
finalmente, arribó a mi alma;
ahora
ella y yo asumimos
la quietud
la soledad que es nueva, otra;
en retrospectiva me miro y
estoy lejos del otro lado
de todo y de todos
mi única ala
reposa su eterno entusiasmo
observo su grandeza,
por fin le reconozco y
presumo orgullosa
mis horas de vuelo
¡es perfecta!
IRMA PEREZ, La Pillis - 2017

EN SILENCIO


En la noche,
en la estrecha hora
cuando los faroles abran los caminos 
y en las esquinas
los semáforos den luz hacia la casa
cuando aflojemos
la cintura
el cuello
el relamido pensamiento
te pido
que no hablemos
que te quedes conmigo
que conmigo te sientes
y, en el espacio ése
en donde los dos cabemos
seamos compañía
para tu silencio
para mi silencio
para escucharnos respirar,
tan sólo.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2013

DE LLAVES Y PUERTAS


El pensamiento es una llave que
abre todas las puertas
hay tantas puertas que he abierto
y, sin embargo
ninguna ha sido
para encontrar mis sueños, todavía
a veces
en los recovecos de esos
diálogos conmigo
aparece la forma
el entusiasmo hace espuma
la llave gira
los pies se liberan como
llegando a casa
si…, como llegando
pero, otras veces
como ahora
el pensar, no es llave
tampoco cerradura
es, en cambio
una puerta lisa y sin bisagras
como tapia antigua de cemento
en donde rebotan todas las posibilidades
como inútiles llaves de caucho.
IRMA PEREZ, La Pillis
Tras la puerta de madera
vecina de mil puertas de madera
que combinan con
sus ventanas de madera
desde mi estancia de madera
sobre mi silla de madera
en mi mesa de madera
sobre el pulcro piso de madera
miro la caneca de madera
a tope de papeles en espera;
contradicciones
mentiras
el hipócrita poema a la madera
- ¿a quién se le ocurre, al árbol? -
Tras la puerta de madera
en mi silla de madera,
el papel en blanco
me revela
toda mi vergüenza.

IRMA PÉREZ, La Pillis
Esto que hago...;
quizá no pueda hacer otra cosa
quizá sí.
Uno no puede pasarse la vida 
sentado en la mecedora de un "quizás",
uno no puede disolverse, y no elegir.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
JACK VETTRIANO

SI PUDIERA SER TU


Si pudiera ser tú un sólo momento
entendería lo que siendo yo, no puedo;
sólo se que te encontré herido
mal herido
pero claro, no fue tu herida
lo que vi en tus ojos el primer día
tampoco el segundo, ni el noveno
jamás tu abrazo me ha hecho pensar
en las variables del clima
o en lo temperamental del tiempo
pues siempre me has rodeado
como frazada de fleece y rosas
todos los días de primavera en invierno.
Si pudieras ser yo un sólo momento
entenderías lo que siendo tú, no puedes;
que también yo tengo una herida
que no sana porque es reciente
que me la hice un día
con una de las esquinas de tu tormento
que si me muevo se abre
que si no, es peor
que me duele más
cuando desapareces
cuando recuerdo el último instante
en que te ví y no te detuve
cuando abandonándote
lo dejas todo, a mí
y cuando, sin anestesia
me cruza de un lado al otro del pecho
el frío arpón de tu imagen, sin vida.
Si pudiera ser tú
pero no, soy yo
observadora de tu lucha
chicharra despertador de tu pesadilla
amiga en la tribuna
entre la multitud que te ama
entre la soledad que te espera
así, siendo yo, y tú
¡gracias a Dios!
siendo tú.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014
No tengo el estilo
ni el motivo de la Pizarnik;
lo mio es,
unas ganas urgentes de enloquecer
de no hacerme mas caso
de desobedecerme.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014
No se trata de esa soledad,
esa que agota hasta
las reservas ocultas
en el interior de un sueño.
Es la otra,
la corpulenta
la del estrangulamiento tenaz
esa que asfixia
y no deja morir.

IRMA PEREZ, La Pillis
Cada vez que me rozas
se me abre esa herida,
ni tiempo le das para que sane
para que cierre.
Azotadora
despreciable
inmundicia de poder,
no me pidas que aguante
que me vaya por uno de tus lados
que no abra mi boca para maldecirte
¡guerra maldita!

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015

EDAD


Hoy me sorprendió el tiempo
plantándose frente a mi,
me miró directo a los ojos
desafiando mi voluntad de verme
y me dijo:
"He pasado una, dos, diez,
cincuenta veces sobre ti;
sé que ahora lo notas
que ahora lo sabes
sólo ahora, que me has visto
agotado de juventud
en una piel con otra textura
y otras sombras,
sólo ahora, que me sientes
en tu cuerpo y en tus huesos.
Antes, intuías mis huellas
pero ignorabas las acentuadas
pasando de ellas, como si nada
pero, hoy
sostuviste algo más que la mirada
y, mientras lo hacías
me descubrí en tus ojos,
esos mismos ojos tuyos
sorprendidos
abiertos
crédulos
con los que empezaste
con los que empezamos
hoy
a vivir
"sin cuenta".

IRMA PÉREZ, La Pillis
ROB HEFFERAN
Cuánta distancia
desde la punta de mis pies
hasta esos brazos que me han soltado.
Cada vez que sucede la despedida 
se lleva un poco de mi
me retira la primera piel y,
una sola lágrima -la enorme-
me baña de sal la carne viva.
No es fácil
abotonarse así
maquillarse así
sonreír
saberse -al final-
vestido de pies a cabeza
de soledad
en un sillón cualquiera de la casa.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2014

PARECIDOS


No soy distinta ti, mujer
me duelen igual tus esguinces y tus heridas
la torcedura de la certeza y todas sus dudas;
del inflamado miedo, sufro toda su fiebre
de la enconada mentira, toda su pestilente pus,
huyo de la rapacidad del egoísmo
aunque a veces
me alcanza, e igual me cobra.
No soy distinta a ti, mujer
estoy de tu lado
al lado tuyo
enfrente de ti, por si caes de bruces
atrás, como sombra redonda y móvil,
tengo la piel delgada debajo de los ojos
encima de las manos y del sentir,
me levanto por un sueño y me acuesto
a soñarlo;
como tú, sé del salto al vacío
a la cama llena de cansancio,
estamos en lo convexo y en
lo cóncavo del amor
somos la boca para la palabra
el beso
la oración
la mano trabajadora
la tierna
la empuñada.
No soy distinta a ti, mujer
ni al hombre que
me lee ahora y pasa saliva,
él, que ha de parir su propia vida
-a diario-
como tú
como yo
y se verá en mí, y yo en él
se reconocerá en las similitudes
y se conocerá en las diferencias
en este poema sin género ni genialidad
tan lleno, sólo
de parecidos.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2012
Hay cosas que no se deben olvidar
y otras que no se deben recordar.
La memoria es un recurso de supervivencia,
una boya en medio del mar.
Otra cosa debe haberme
salvado tantas veces.

IRMA PEREZ, La Pillis
Déjenme con mi locura
intentaré no molestar a nadie
me apartaré cuando me cruja la tristeza porque eso
es aviso de inundación y derrumbe,
una movida que siempre 
me deja del lado más pálido hacia el sol;
también lo haré
cuando suelte la risa de golpe.
No adivino
lo que me revienta por dentro
cuando la empatìa me aprieta el humor;
esto es bastante exagerado
pero, así es
como la solidez de una milenaria pirámide
como la inestabilidad del péndulo
como la intensa vibración de un súbito impacto
como el vacío en el estómago de una mariposa.
Déjenme con mi locura
que, a mi
lo que me molesta
es "mejorar".
IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
PEDRO CAMPOS

EN MI LIBRO


Mi vida escrita como un libro
día a día
hoja a hoja
en renglones cortos
como delgada línea de arena que
cuentan y develan las veces
esas veces
-todas las veces-
que mi alma
quiso emigrar y, emigró
todo queda allí,
mis espacios
mis puntos y mis pausas
mi algarabía
mi pereza
mi risa
mi pierna rota, mi debut
mi cobardía
mi escondite
¡todo lo osada que fui!
queda el cansancio
la mala racha
las primeras veces de todo y,
de ellas, las últimas
las repetidas
queda también la gran culpa
la gran duda
lo indudable
la búsqueda continua
mi pulmón izquierdo
mi mano derecha
la burla de mi memoria
los picos de mi sistema nervioso
el amor a tantos y a tantas cosas
el recurrente sueño
ruego
verso
el rostro mío de la rabia
todas las flores que respiré
las bocas mías…
el que me amó
pero, sobre todo
queda mi silencio
ese que siempre habló por mi
-voz de tinte rojo-
que usó mi sangre
para escribir las noches y los días
de todo
lo que yo
nunca
pude decir.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2012

A LA MISMA HORA


La noche cerró sus ojos llenos de lágrimas,
por fin dejó caer la cabeza antes
de que la rigidez de la espera
le quebrara el cuello
el día nunca la integraría a su jornada;
y, aunque siendo esto
lo perfecto para ellos, poder ser
no es así para el ser, de nosotros
ya que, compartir el mismo cielo
a la misma hora de la vida
es un acto de amor que está más allá
de la luz de los astros.
IRMA PEREZ, La Pillis
En realidad
todos estamos solos
solos
como un salón de baile 
al final de la fiesta
con el traje nuevo inadvertido
la cara limpia de sudor
y una conocida ansiedad
en la planta de los pies
esperando que
no termine la noche
sin haber sabido
cómo es
que se baila
de a dos.

IRMA PÉREZ, La Pillis
Quizá no alcanzo a ser espiga
porque tengo cerebro y corazón;
y yo, que pensaba en la ventaja
y yo, que presumí la diferencia
ella, en cambio
tan sencilla y tan callada
tan erguida y tan liviana
tan libre
en su romance vitalicio con el sol.
IRMA PÉREZ, La Pillis
LLUIS RIBAS

La seriedad es un aspecto del rostro que recoge todas las emociones, y ninguna; quizás, el más auténtico.
I.P.
Hay un lugar para cada par de pies
un lugar donde es blando caminar y
es posible desarrugar las alas
un lugar abierto 
como sábana de cielo
cerrado
como abrazo a media noche
hay un lugar para ti
hay un lugar para mi
lejos
muy lejos de lo imaginario.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
No se puede vivir así sin perdonar;
sin perdonar
a la melodía por ser llamado
al recuerdo por ser cima
a la soledad por ser caída
al amor por empujar
al tiempo por mentir
a mi por creer
y
a ti
por dolerme todavía.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2017

DE ESOS SILENCIOS


Me enfermo del peor de los silencios;
soporto su escalofrío y todos sus calambres
frente a los ojos que se confunden con el 
rosado de mis mejillas afiebradas.
No es mentira
si no lloro
si me levanto un poco y camino
si me quedo mirando cuando nada miro
o, si no me quejo y sonrío.
Me enfermo de estas aguas que no fluyen
de saber del lujo es para mí la espera,
que cada vez que respiro… duele
que me duele la tarde cada vez que termina
y me duele demasiado
la soledad de mi cuerpo.
Pero no, no moriré por esto
aunque esta sea la estancia más oscura
y la última instancia de este sueño;
sólo estoy enferma del peor de los silencios
presintiendo el no retorno del deseo
y, ya casi, sintiéndome
sobreviviente absoluta de ti.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2015
SALLY ROSENBAUM
La puta tristeza esa.
Tiene que ser que vine ya partida
y me quedé en el medio del corte,
es decir,
ni de allá
ni de acá
la nada de una fruta que no sabe
a qué sabe.

IRMA PEREZ, La Pillis
¡Qué problema!
Obsoleto está el abecedario
el sistema aritmético
la ingeniería de las pirámides
el oráculo no dice cómo
tampoco lo sabe mi abuela
y la NASA, ¡que va!
jamás ha ido tan lejos.
Es que, el problema es otro
mucho mas grave
fatal:
No me cabes en un poema.

IRMA PEREZ, La Pillis

domingo, 3 de septiembre de 2017

En ocasiones, enamorarse es resultado de creer "ciegamente" en el otro; todo un voto de confianza previo al amor profundo que, debería entregarse, sobre todas las cosas, cuando todas las cosas están fundamentadas en la verdad como único camino posible y, al margen de todo abismo.
IRMA PÉREZ, La Pillis 
ANDREW TALBOT
¡Ay, mi COLOMBIA, increíble y hermosa!
No te dejes tentar, retar, timar, engañar, comparar;
no te dejes dividir!
no te distraigas con los debates ni los devotos,
convéncete de una vez, de la bondad
de tus privilegios y de la calidad de tus semillas.
Eres cadena hecha con generaciones de oro,
cuida los eslabones, -conoces los falsos-
aseguralos para que no se rompan por miedo
o por duda.
Que cuando sea risa, sea por alegría,
y el llanto, que sea por desborde natural de orgullo.
Ay, mi Colombia, eres increíble y hermosa;
mis ojos se llenan de lágrimas, de saberlo.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2017
Querido amor:
vengo a decirte con la extraña nobleza de mi herida
que te dejo -donde siempre- las llaves de la puerta
para que entres
vuelve si quieres
sigue adelante
ya conoces en dónde está el azúcar y la sal
vengo a decirte
querido amor
que fuiste mi amor y eres querido
que de lo mucho, no tengo nada qué decirte
que el mundo dio su vuelta
y yo
ya no vivo en esa casa.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2017
GUZENKO
Algún día
si puedes
dile a "tu recuerdo de mi"
no que te quise y esas cosas
dile -y con énfasis-
que nunca quise serlo
ni siquiera el mejor.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014
Siempre vuelvo al mismo punto;
una constelación nueva
un paraíso no inventado
una masacre al hastío
una avalancha de "hagamos"
un premio inesperado
una mañana con luna
un camino de peces
un imán para mi amor de hierro
el mismo punto a donde
vuelvo siempre
a tu pupila de sol.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2017

EVENTOS EN LA VIDA QUE "NOS GRITAN" COSAS


En mayor o menor grado, todos actuamos en la vida y me refiero a actuar, como acto inconsciente. Podría decirse que quizá es un recurso propio del instinto de supervivencia, como artificio de ayuda y puerta de salida cuando nos vemos "encartados", en aprietos, en dudas, inconformes, decepcionados, pequeños, perdidos o avergonzados, con lo que realmente somos y con lo que de verdad sentimos. Interpretar un papel profesional y artísticamente es otra cosa y además maravillosa que no sólo requiere vocación pero también un altísimo nivel de sensibilidad y al mismo tiempo de cierto desapego de la propia identidad.
Lo que de verdad sentimos... ¿Alguien lo entendería, eh? ¿Alguien quisiera entenderlo? ¿Quién nos querría por ello... A pesar de ello?
Todos estamos andando y lidiando cada minuto con un libreto elegido, el que mejor nos va, el que nos da valoración y reconocimiento, el que más gusta, el que más divierte, el que recoge toda la aprobación, el que por eso nos quieren... Pero no nos digamos mentiras, ¡qué cansancio! ¡Que absurda carga, qué inútil! Aparentar es un verbo que pesa como la mole de una mentira que contiene otras y, encima, tiene un costo que no lo paga ni siquiera el aislamiento de una soledad perpetua.
No debemos olvidar que la vida es de verdad bella, ES BELLA, pero para la gran mayoría no es fácil la jornada de vivir y menos si nos acompañan ciertos desequilibrios, enfermedades o el consumo de todo lo que puede ser autodestructivo y nocivo, en general.
Yo misma me declaro uno de ellos, sin embargo, no podría compararme con estas personas que han pasado por mi vida, que están, que me rodean, que veo a diario, que admiro, que me acompañan... que amo... que sufren, que luchan cada segundo de cada día, contra tanto demonio que ha alimentado el mundo, contra el desprecio, el abandono, contra la ignorancia sobre tantas patologías, enfermedades y adicciones, condiciones que nadie elige en un principio para sí y porque si, y que han sabido cómo ganarle terreno a las múltiples y ya robustas debilidades del hombre.
Uno no cree que aquellas personas, y mírelas bien, las más receptivas y sensibles, las más entusiastas, las de los apasionamientos, las del desborde emocional, las que traspasan inconformidades, las que tocan los extremos, las que estallan de alegría cuando aman y cuando no aman... ¡estallan! Esas personas, las más vulnerables quizá, las que están expuestas a todo fuego y a todo frío, a todo ardor y a todo amor, a todo tiempo y a todo sentimiento, uno no cree pero son fundamentales, vitales a la hora de vivir. Por eso cuando se marchan, la vida pierde un poco su sonrisa.
IRMA PÉREZ, La Pillis
DORUS BRIKELMANS
A diario participo del juego;
la mesa está llena de cruces
cruces de miradas
cruces de cartas
se cruzan los brazos
y las piernas se cruzan
las manos cruzan los dedos
y las cruces asisten
en oro y tinta sobre las pieles
entre tanto
cruzo saludos, mientras alguna
estrategia
cruza por mi mente;
al silencio lo cruzan pocas palabras
no obstante, una ruidosa multitud
cruza billetes por debajo de la mesa
gana el juego
quien se persigna y juega con
la misma mano
quien no se queda en las esquinas
ni se crucifica si pierde
gana todo
quien se cruza contigo
quien encuentra esos ojos
que atraviesan con ellos
el centro de tu corazón.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2017
No desdeño de mi ventura
no, ¡qué va!;
sin embargo
desde hace largo tiempo
tengo un par de asuntos pendientes 
con mi creador
un tercero, podría ser
mi lentitud o mi urgencia
para entender la curva existencial
del mundo, que
no parece levantarse más
pero no
ya un "hasta cuándo" sin responder
es más que suficiente.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2017

Nada nos salva del aburrimiento y el cansancio, cuando a todo lo que nos desconcierta y maravilla lo mascamos hasta que no sabe a nada; insoportable, como un chicle después de una hora en la boca.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2017
Te pienso a cuenta gotas
treinta segundos, treinta gotas;
juntas, son la causa de
este charquito que no me deja pasar
en realidad, chorreas
incesante
impetuoso
abundante
histérico como mi ojo derecho cuando
se pone intenso porque no sueña
te pienso de esta manera subyugante
inmerso en lo profundo de mi voluntad
desafiando mi capacidad de olvido
de, cualquier cosa
y así
permeas los diálogos entre
un día y otro
escurriéndote en mi memoria
humedeciendo el agua que destilas
esa que yo, sedienta
no alcanzo a beber.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2017
La gente está sola
pobre la gente entre la gente
individuos
números
eslabones
rótulos
sombras
perfiles
todo es igual
la gente está sola
la facha oculta pero
la gente es la verdad que es
la única
la que anda sola
pobre la gente entre la gente;
yo soy la gente
y tú.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2017
Me encanta la edad que tengo hoy;

nunca antes
ni siquiera el día anterior
aprecié tan intensa, libre y
conscientemente la juventud.
En cuanto a la vejez,
privilegio será llegar allí
sintiendo lo mismo
por la edad que hoy tengo.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2016