jueves, 7 de septiembre de 2017

A LA MISMA HORA


La noche cerró sus ojos llenos de lágrimas,
por fin dejó caer la cabeza antes
de que la rigidez de la espera
le quebrara el cuello
el día nunca la integraría a su jornada;
y, aunque siendo esto
lo perfecto para ellos, poder ser
no es así para el ser, de nosotros
ya que, compartir el mismo cielo
a la misma hora de la vida
es un acto de amor que está más allá
de la luz de los astros.
IRMA PEREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario