jueves, 7 de septiembre de 2017

En realidad
todos estamos solos
solos
como un salón de baile 
al final de la fiesta
con el traje nuevo inadvertido
la cara limpia de sudor
y una conocida ansiedad
en la planta de los pies
esperando que
no termine la noche
sin haber sabido
cómo es
que se baila
de a dos.

IRMA PÉREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nadie puede decir que cuando pasa el viento no pasa nada sin embargo, en su "dar por hecho" todos lo dicen como si "de...