martes, 3 de octubre de 2017

No soy un nombre
tampoco una foto
o una imagen recurrente;
Poesía se llama mi camino
eso lo sé 
y me saboreo ese destino.
Un muro sin bordes
se me ha prestado
mientras descubro la vida
y la vida es este momento
y eres tú
y todo
y yo soy todo
y muchas veces nada.
Quizá te cueste comprenderlo
como me cuesta comprender
a mi
la ofensa recibida
por quién sabe
qué necesidad tuya no satisfecha
pero no
no te la recibo.
No soy un nombre
tampoco una imagen
o la pared dispuesta
del grafitero malintencionado;
limpio está mi rincón
hay café en la mesa
y la puerta
¿la recuerdas?
estaba abierta.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nadie puede decir que cuando pasa el viento no pasa nada sin embargo, en su "dar por hecho" todos lo dicen como si "de...