domingo, 6 de julio de 2014

El oficio de ser poeta es el único que se deja de ser por un día, dos, cinco y quién sabe hasta cuando. 
I.P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario