domingo, 6 de agosto de 2017

Esto de escribir cosas desde la emoción o, la visión particular, por más sencillo el lenguaje, siempre corre el riesgo de no ser entendido y por tanto, que pase desapercibido; incluso, que no guste para nada y en consecuencia, se pierda el sentido y, lo más valioso del asunto: gratificar al lector o, lo que es peor, al lector mismo. Sin embargo, se aprende con el tiempo que este oficio es así: A veces, de mucho a pocos y a poco; como el grifo, que una vez abierto, es chorro o es gota o, es nada. Todo depende de la mano, no del agua, puesto que ésta, está.
Es posible que uno se equivoque de lugar, de tiempo, de escenario; que no existan condiciones para reunir un par de ojos alrededor de un texto. Latinoamerica tiene una historia vergonzosa que contar al respecto, que trata de un legado vacío y una herencia muy pobre, en cuanto al alcance de medios, y cri-te-rios, para priorizar la educación e incentivar el provecho y la producción de los recursos literarios. Hay otras culturas, en cambio, que aprendieron a leer y a escribir para escribir y leer; que siempre encontraron un cuento en su caja de juguetes y luego, un libro en su mesita de noche; más tarde, no les fue posible concebir la vida sin ese habitual y concebido placer. Sin embargo, allí también se generalizaron otros poderes que han mantenido al margen a la civilización de la buena ventura.
No sè, es posible que también todo sea cosa de un ritmo oculto, de una melodía cuya sonoridad puede aturdir a unos o embelesar a otros o simplemente, no ser escuchada por nadie.
Como todo, relativo; cada quien sabrá cómo llenar su canasta de lo que más le gusta comer.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario