lunes, 13 de noviembre de 2017

Quienes han venido a este mundo con su genialidad y el rigor de sus talentos a "dejar bonanza en la canasta", son seres a los que el universo no les advirtió que, poco o nada, disfrutarían de ella. Pareciera que, un legado de amor es una entrega que, mientras se realiza, no tiene chance de conocer la reciprocidad. Pareciera que no existe punto de justicia entre la vida en marcha y la soledad que no se marcha; que siempre hace falta morir, para entender.
IRMA PÉREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nadie puede decir que cuando pasa el viento no pasa nada sin embargo, en su "dar por hecho" todos lo dicen como si "de...