lunes, 13 de noviembre de 2017

Voy a dejarte un poema
en la nevera
arriba, en el congelador
al lado de las paletas de limón
y los cubitos de hielo.

Tendrás que leerlo rápido
porque
al calor de tus manos
se derretirán todas las letras
y, el amor
una vez vuelto agua
no se escribe dos veces.

IRMA PEREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario