lunes, 13 de noviembre de 2017

TRAMPA


La soledad no sabe jugar.

La invito a menudo porque
me divierto con ella. 
Me deja; p
ero no sabe jugar.

Es tramposa:
era mi turno y no pude moverme.
En el juego, no se vale agarrar.

IRMA PEREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un caracol me trajo tu voz sin acercármelo al oído, quiso ser el laberinto por donde alguna vez perdí tus coordenadas y sentí  miedo de mi ...