jueves, 3 de marzo de 2016

Siga así de controlado. No se emocione, no se despeine, no tiemble. No suelte la rienda, siga ajustándola sin parpadear, firme y asegurada aunque apriete y corte la sangre. Siga así, controlando y controlado y verá que tarde o temprano le tocará pensar qué hacer cuando se canse; porque se cansará, sin plazo ni pausa, usted o la cuerda. 
IRMA PEREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario