domingo, 20 de octubre de 2013

Poema EBRIEDAD

EBRIEDAD 

Imposible 
dar la brazada en el cemento,
no advierte aún
lo estrecho de esa trampa
y yo me rehuso a ser 
el alcance de su próxima excusa.
Avanza, tambaleando su existencia
a lo profundo de ese mar alicorado
vaso oceánico en donde sumerge
todos sus "si" y todos sus "no",
vasija porosa y sin asas
por donde sus flotantes sueños
se cuelan irreversiblemente
hacia pozos de ebriedad y tufo.
Yo puedo dejar caer el vaso
sobre mis pies despiertos,
beberlo a fondo
y aguantar la nausea
como si fuera agua sosa
culpable del aburrimiento,
estrellarlo contra las rocas
y ponerme de frente
para que me reboten sus filos,
tragarme el vidrio
que hipócrita
le besa a cada rato la boca,
que le oculta todo
como la dulce sonrisa
del amigo doble que invita.
Eso
y todo eso
lo haría sin temblor ni titubeo
en este momento
en este sitio,
aún sabiendo
que todo eso
todo
me sirve una mierda
para salvar de la despreciable
y larga ebriedad
a mi amor
sin él.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario