sábado, 7 de febrero de 2015

De todos
de la especie
los más raros
los poetas.
Se extinguen
camuflados
en la masa
que reza lo habitual,
en lo insólito
se miran aburridos
y no tienen imaginarios
porque viven
húmedos y revolcados
en el lomo
de la demencia
de una ola.
Su rareza es esa
ni fealdad
ni belleza,
en neutro el ojo
el viernes, abril
quietos en el cruce
de los partidos
nunca
en la fugacidad de una estrella.
Les urge no hablar
su mano es su lengua
y con ella denuncian
confiesan
lamen la mejilla del ahora
agotan el zumo amargo
del vidrio de una lagrima
y, raro
asi viven
los poetas
masticando la soledad
de una sociedad sosa de amor.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario