jueves, 8 de octubre de 2015

Es mi fortuna, mí amor
que sea tu hombro
el mullido cojín de mi cansancio,
que sea tu cuerpo
un puerto desde donde
me saludas y me guardas
y me esperas,
que tus ojos sean
mi campo y mi hogar,
el cielo abierto
donde citamos los encuentros.
Qué puedo ser yo, mi amor,
cuál tu fortuna
qué luna de oro te falta
qué deseo que haya querido tu boca
y yo
no haya sido ese beso...
IRMA PÉREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario