jueves, 3 de noviembre de 2016

Puedo ver esa sombra,
es la sombra de un recuerdo jorobado
que tiene tono cenizo en su mordida
y peso de plomo en el coro,
la canción suena y la lloro en el olvido
como la lloro ahora, sin ganas
muda frente a esa sombra antigua
que aúlla una retórica de lamentos afónicos
y se mueve con obscena intención
de que la vea
de que unifique los tiempos
y ponga a bailar a los ayeres y al hoy
una coreografía imposible.

Puedo ver esa sombra que no es de nada
que no es de nadie
pero que quizá
pudiera ser sólo la mía
invitándome a retarme una vez más
con el juego aquel
de las memorias escondidas.

Irma Pérez, La Pillis -  2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario