sábado, 10 de diciembre de 2016

Hay una parte de su historia
que el hombre no cuenta nunca,
porque si lo hiciera,
todos sus silencios
se convertirían en chicharras.
Dicen que las chicharras,
mueren con el estruendo
de su propio sonido.
I.P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario