martes, 25 de abril de 2017

SUEÑO AZUL


Mi amor no era parte del cielo
pero era necesario alzar la vista
para verlo, había que hacerlo
porque era allí donde su azul
me acogía
esponjoso y brillante azul como
escarcha graciosa de ternura.
Pero mi amor, un dia
- con tal de ser visto -
se expuso espontáneo
¡qué riesgo!
¡qué duda!
Así, confió todo su peso
recostó su desprevenida voluntad sobre
las vigas sueltas del balcón de los
sueños posibles
… las vigas sueltas…
Y cayó
cayó
cayó una y otra vez dándose golpes:
cada vida un golpe
cada golpe una mortal herida.
Mi amor
mi bello amor lesionado
rebotando tras cada impacto
estrellándose inerme y solitario frente
a la captura horrorizada de mis ojos.
Entonces, me sospecho muerta
pedí auxilio desde mi garganta vacía
- o mejor -
desde mi garganta atrapada de terror
con el último aliento contenido.
Un timbre grita por mí
no lo suelto
¡mi amor!
¡mi amor!
¡mi amor!
entonces, alguien
me dice que ha muerto.
Despierto
mi cama respira
yo jadeo con ansias
tengo miedo
no quiero abrir los ojos
mirar arriba y saber
que ahora
alzar la vista
ya no es necesario.

IRMA PEREZ, La Pillis – 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario