jueves, 6 de julio de 2017

Si se piensa, este mundo tuvo que haberse caído alguna vez, ¡tasszzz! y quedó con tales fisuras, tan profundas e irreconocibles como fronteras o brechas irreconciliables.
La deformación del mundo, sin embargo, no es por eso, creo que lo que fatalmente se perdió en esa caída, fue la sincera intención de reparación.
IRMA PEREZ, La Pillis

No hay comentarios:

Publicar un comentario